10
Mar

Correa o la mediocridad de una sociedad hipócrita

rafael correa

El solo hecho de que Correa represente al país no significa que merezca respeto, por favor entiéndase algo MUY importante: el respeto se gana con CAPACIDAD MORAL, no con cargos públicos o con la manida y malintencionada "meritocracia".

Un hombre que ha traicionado a su palabra no merece respeto, particularmente en el ámbito público. Quizás comprensión, pero jamás olvido. El punto de referencia de los valores morales parte de la capacidad moral de una persona, Y SOLO DE ELLA, es decir, se predica con el EJEMPLO. Un ejemplo del problema moral en Ecuador:

"Luz de la calle, oscuridad de la casa"

El clásico chulla quiteño es alegre, generoso y buen amigo puertas afuera, pero en su casa malhumorado, tacaño y desinteresado por los suyos. El clásico típico de doble moral del que tanto habla Correa, y con el que tropieza cada sábado, pues escupe al cielo todo el tiempo.

ES NUESTRO REFERENTE MORAL EL PROBLEMA.

La política, y una sociedad mediocre, retuercen los valores morales hasta el punto de que se respete a una persona por el cargo que representa, y no por su valor per se, es decir intrínseco.

Y ese es precisamente el problema en que está sumergido Ecuador: por falta de referentes culturales y morales, todo es MERA APARIENCIA, todo es extrínseco, mientras por dentro la verdad es terrible: la moral en Ecuador es oscuridad de la casa.

Supongo que nos hemos acostumbrado a eso, no puede ser coincidencia que nuestro pueblo diga de los políticos: "roba, pero hace obra". ¿Qué tan bajo ha caído el grave asunto de moral y principios en Ecuador? ¿Hasta qué punto "la viveza criolla" nos está perjudicando?

29
Sep

Sólo para periodistas, el siglo de la mediocridad.

Por Luis Alberto Mendieta

-

Escuchaba pasmado las declaraciones de algún portavoz del gobierno, hablar sobre la nueva “Ley” de comunicación hace un par de días. Era algo así como: … “finalmente dimos gusto a los periodistas: sólo aquellas personas tituladas podrán ejercer  como tales”, etc…

¡El pensamiento NO PUEDE obedecer a gremio alguno, so pena de mediocrizarse, pauperizarse, allanarse al vulgar capricho de una manada de simios berreando por bananas!

El pensamiento no puede agremiarse… El concepto de gremio se ha convertido en patente de corso, en el permiso de abordaje intelectual de una corporación, que somete a toda una sociedad al albedrío de un Orden Establecido, ajeno a su origen, olvidando que su naturaleza fue siempre libre, que el espíritu de las letras, de la información, elevó al ser humano (luego de a sus actores intelectuales), a la categoría de predicadores de la verdad.

En ese mismo tren de cosas, ahora resulta que hay gremios de maestros que ocultan con marchas y huelgas su mediocridad. Allí también exigen como requisito sine qua non a cualquier plaza de trabajo, el título profesional, ¡y vaya a ver la decadencia y corrupción del sistema educativo, pese a quien pese!

¿Y qué pasó con el talento construido a fuerza de lucha personal? ¿Qué pasó con aquellas personas que construyeron su cultura a pulso y en condiciones miserables? ¿Que no necesitaron un título para demostrar de lo que estaban hechos por dentro?

La Gloria Personal suele construirse en privado: la historia lo repite ad nauseam, y es siempre una lucha sin cuartel, sin pertrechos. Sin perdedores. Sin fachendosos honores ante cuerpos colegiados. Sin desfiles, sin homenajes con absurdos y petulantes trajes de la edad media: clara muestra de que el pensamiento de entonces pervive hasta hoy. La gloria personal es una lucha anónima: El honor radica en vencerse a sí mismo. Es dignidad, amor propio, humildad.

Tomás Alba Edison no necesitó un PhD para inventar la iluminación eléctrica, o Graham Bell un título de ingeniería acústica para inventar el teléfono. Voltaire no necesitó educarse en Princeton para refinar su ingenio. Cada uno de ellos trabajó sobre sus méritos personales, investigando, aprendiendo, haciendo propuestas. A propósito: ¿Cuántos inventores geniales hay actualmente? Es el sistema, que aplasta toda creatividad y la reduce a 'disciplina' universitaria, gremial y social.

Si de un gremio dependiera la invención de la luz eléctrica, ¡aún estaríamos iluminándonos con velas!

El ser humano es escritor, cronista y periodista per se. El pretender coartar por ley la posibilidad de que alguien pueda suscribir un artículo periodístico, publicar una crónica o incluso vivir del periodismo porque ha demostrado tener capacidad para hacerlo, sin antes haber cursado la carrera de periodismo es tan absurdo como afirmar que “si Dios hubiese querido que voláramos nos habría dado alas”.

Es una deshonrosa prueba más de que la mediocridad se ha enraizado también en esa profesión, como en la medicina y tantas otras, que abruma el reconocerlo.

Pero el hecho de que un portavoz asuma como una ‘conquista’ gremial tal hecho convalida la sospecha de que el actual gobierno no logra deshacerse de tanto truhán que se metió por la ventana al gobierno, y en lugar de esconderse bajo el piso como corresponde a esa clase de roedores, están empezando a invadir oficinas, mesas y salones, corrompiendo el sentido inicial de la lucha y ensuciando con consignas fanáticas un proyecto político que nació en las calles y en el corazón de un pueblo harto de lo que irónicamente está volviendo a pasar, esta vez en manos de la izquierda, que cada día luce menos revolucionaria…

---

30
Mar

Rubén Darío Buitrón: PRENSA Y POLÍTICA

rubendariobuitronLa prensa y la política se parecen, caminan de la mano, se alimentan mutuamente, se atraen y repelen, se necesitan y repudian.

En la América Latina de hoy, prensa y política son poderes en distinta perspectiva o, a veces, en la misma. Las dos se perpetúan retroalimentándose y produciendo más poder.
La prensa y la política se parecen en sus objetivos , estructuras e intencionalidades: en su ejercicio estratégico se vuelven autoridad, fuerza, liderazgo, visión de la vida, servicio público, acción discrecional en función del bien común, capacidad de producir cambios significativos o consolidar lo establecido…

La prensa y la política tienen influencia sobre las vidas, opciones y actos de los ciudadanos.

De cómo cada una asume su poder en la sociedad dependen la toma de decisiones individuales y colectivas, la convocatoria a la reflexión o el silenciamiento a la objeción, la construcción de escenarios para grandes deliberaciones democráticas o la materialización de un gigantesco aparato de uniformización ideológica.

El filósofo Max Weber decía que la modernidad “está amenazada por el creciente fenómeno de la concentración del poder”, y esa es la tendencia visible de ciertas formas de hacer prensa y de hacer política en la región.

Ambas están en manos de élites que nacen y se desarrollan en procedimientos legítimos que les dan fuerza e institucionalidad pero, como sostenía Paulo Freire, deben evitar, desde su propia ética, la capacidad de alojarse en la cabeza del individuo y hacerle creer que es natural lo que se le impone.

¿Hay diferencias específicas entre el ejercicio del periodismo y de la política? Lo relevante no es que existan esas diferencias, sino la manera en que se practican una y otra.

Como instancias de poder, periodismo y política tienen en sus manos destinos colectivos, pero su rol clave se mide por los fines que persiguen, los grupos a los que representan, los objetivos explícitos o implícitos sobre los cuales diseñan sus estrategias, la manera en que benefician o afectan a la gente.

¿Qué sentido tienen la obsesiva satanización de la prensa desde la política o la persistente demonización de la política desde la prensa? Ninguno que no sean la mezquindad, las intenciones ocultas, la lucha soterrada por mostrar quién manda.

Prensa y política tienen la obligación de servir a la sociedad y no a sí mismas. Ambas deben rendir cuentas y ser transparentes en el cumplimiento de sus roles.

Ambas tienen, en un ambiente de deliberación democrática, el poder de contribuir al desarrollo de la sociedad.

Ambas tienen, en un ambiente agresivo, fanatizado e intolerante, el poder de contribuir a la disolución de la sociedad.

Back to Top