3
Feb

Los tres años del gobierno de Rafael Correa

------------------------------------------------

También puede leer:

EL ASESINATO DE RAFAEL CORREA

------------------------------------------------

Por Jorge Moreno Ordóñez

INTRODUCCION


Luego de la costosa celebración del gobierno de Rafael Correa y su partido Alianza País, el 15 de Enero del 2010 en Ambato, y ante la variedad de criterios vertidos sobre el tema, es necesario realizar una evaluación de los tres años de gobierno.

Una evaluación desde la perspectiva de la izquierda ecuatoriana. Que parta de los hechos, que sea objetiva y multilateral. No debe partir de una adhesión sumisa o adulona al régimen o de la oposición ciega e irracional de la oligarquía neoliberal. Debe ser una evaluación realizada desde una posición de total independencia política tanto del Gobierno, como de las oligarquías neoliberales y de su partidocracia corrupta, responsables de la crisis del país. Una evaluación seria, responsable, poniendo por delante los verdaderos intereses de cambio social y progreso del pueblo y la patria. No se deben mirar solo las ramas. Tenemos que mirar el bosque entero. No debemos perdernos en detalles aislados. Tenemos que ir a  los problemas de fondo. Tiene que abarcar el proceso en su integridad y definir el resultado final de la gestión.

De ahí que, al cumplirse tres años de Gobierno de Rafael Correa, es un tiempo prudencial para preguntarse: ¿El Gobierno de Rafael Correa está trabajando en la dirección correcta de realizar los verdaderos cambios que necesita el Ecuador? ¿Ha habido una revolución en el Ecuador? ¿Está impulsando de verdad,  ese “cambio de época” ofrecido, es decir, cambiar el sistema capitalista imperante por un  nuevo sistema socialista? ¿Por tanto, se está construyendo el socialismo en el Ecuador? o ¿Solamente se están haciendo algunas reformas y cambios secundarios, dentro del mismo sistema capitalista imperante?

Son preguntas que merecen una respuesta, y estas deben ser objetivas, claras, directas, fundamentadas, basadas en los hechos de la realidad cotidiana.

Quito, 24 de Enero del 2010.

Ing. Jorge Moreno Ordóñez

I

LA CRISIS DEL NEOLIBERALISMO EN EL ECUADOR Y LAS OFERTAS ELECTORALES DE RAFAEL CORREA

Al inicio de su vertiginosa carrera electoral en el 2006, Rafael Correa proclamó que su gobierno terminaría con el neoliberalismo y “la larga y triste noche neoliberal”. Proclamó y ofreció que no sólo vivimos una época de cambios, sino UN CAMBIO DE EPOCA. Dijo que su gobierno sería “revolucionario” y que en vez del neoliberalismo establecería el “socialismo del siglo XXI”

Como sabemos, en el Ecuador, al igual que en la mayor parte del mundo, rige el sistema capitalista. El neoliberalismo, como un modelo económico capitalista privatizador, que fue  impuesto por los gobiernos de Estados Unidos de América, junto con las oligarquías ecuatorianas y sus gobiernos de la partidocracia corrupta, trajo para el pueblo  y  la nación, una gran tragedia económica, política y social.

Por ello, durante cerca de treinta años, el pueblo ecuatoriano, con sus mejores hijos e hijas demócratas, patriotas y revolucionarios a la cabeza, lo combatió valerosamente en las calles y campos de la patria, desenmascarándolo y derrotándolo política y electoralmente, al igual que a sus abanderados, ideólogos y ejecutores de la vieja partidocracia corrupta.

Cuando Rafael Correa en las elecciones del 2006 hizo su propuesta electoral de “terminar con la larga y triste noche neoliberal”, él simplemente recogió esa realidad, ese anhelo de cambio y ese clamor popular. Por eso, recibió el respaldo esperanzado y mayoritario del electorado y se benefició electoralmente de los frutos de esa larga lucha popular, en la cual nunca lo vimos, porque estaba becado en Bélgica, en la Universidad de Illinois en Estados Unidos de América o prestando sus servicios en la Universidad San Francisco de Quito, la más cara y privilegiada del país.

Para tener una mejor comprensión de estos tres años de gobierno, debemos identificar dos momentos:

1)        El que fue desde su posesión presidencial el 15 de enero del 2007 hasta las elecciones de Abril del 2009; y,

2)        El presente, desde su reelección presidencial en abril del 2009, hasta el 15 de enero del 2010.

En la primera parte, el triunfo electoral de Rafael Correa en el 2006 y la instauración de su gobierno el 15 de Enero del 2007, se produjo precisamente porque en campaña electoral, al ofrecer al pueblo terminar con la larga y triste noche neoliberal  y cambiar el modelo neoliberal por el “socialismo del siglo XXI”, hizo una propuesta de izquierda. Triunfó porque su Programa de Gobierno fue precisamente el programa de cambio social que la izquierda ecuatoriana levantó durante años de lucha. Por eso recibió el amplio apoyo del electorado.

En la segunda parte, que viene desde Abril del año pasado, en que ganó la reelección presidencial en la primera vuelta, hasta hoy, la realidad es otra, radicalmente diferente. Ya no estamos en campaña   electoral, en discursos de ofertas y cánticos de propaganda. ¡No! Ahora estamos en un nuevo momento, de trabajo, de realizaciones, de cumplimiento de las ofertas, de resultados y soluciones prácticas y efectivas a los graves problemas del Ecuador. Estamos en un momento en que las ofertas electorales tienen que cumplirse en realidades.

II

LOS TRES AÑOS DE GOBIERNO DE RAFAEL CORREA DEJAN RESULTADOS POSITIVOS Y NEGATIVOS.

Para el gobierno y sus seguidores más entusiastas, especialmente para aquellos funcionarios que se encuentran disfrutando de los buenos sueldos y prebendas, de costosos y deliciosos viajes de turismo político o de jugosos negocios del estado que alumbran una nueva generación de nuevos ricos, todo lo que ha ocurrido en estos tres años es la máxima maravilla.

Para los representantes de las oligarquías y del imperio norteamericano, de  la vieja y repudiada partidocracia corrupta, de los que festinaron las inmensas riquezas naturales y los fondos públicos y se enriquecieron a costa del dolor y la miseria de millones de pobres e indigentes del país, en cambio, no vale nada en estos tres años, todo es negativo. Sueñan con su  retorno, el retorno de los brujos a la administración pública, para hacernos retroceder al pasado neoliberal.


En cambio para nosotros, los hombres y mujeres de pensamiento democrático y patriótico, de los que jamás hemos traicionado a la patria ni hemos ensuciado nuestras manos con el fruto de la corrupción o del crimen contra los intereses del pueblo y la nación, pensamos que debemos observar las dos caras de la medalla, los hechos positivos y negativos que se han producido y sacar una conclusión objetiva.

¿Cuáles son algunos de los HECHOS POSITIVOS  que se han producido en estos tres años, en lo económico, político y social? Resumamos los más importantes:

-           La aprobación y vigencia de una nueva y progresista Constitución Política de la República, en reemplazo de la vieja y atrasada Constitución neoliberal;

-           La finalización de la Base militar norteamericana en Manta, como una expresión de una política nacionalista y de resistencia a las órdenes del pentágono;

-           El alza del bono de la pobreza de $15 a $35 mensuales para un millón seiscientos mil pobres e indigentes;

-           El alza del bono de la vivienda a 5.000;

-           El no pago del aporte de $25 en la educación primaria;

-           La entrega de uniformes y desayunos escolares en varias escuelas;

-           El no pago de la consulta externa en los hospitales públicos;

-           La importante inversión en obra pública como la construcción de carreteras y puentes.

-           La reducción del monto del pago de la deuda externa y la utilización de esos recursos en obra pública;

-           La utilización de la reserva internacional para financiar a pequeños productores.

-           La inversión en el sector eléctrico para la futura construcción de centrales hidroeléctricas como Coca Codo Sinclair, Sopladora, Toachi – Pilatón;

-           El proyecto de construcción de la Refinería del Pacífico; etc.

-           La incorporación al ALBA, (más, el entusiasmo simulado se mostró de cuerpo entero con motivo de la inasistencia del Presidente Correa a la última reunión realizada en Cuba).

Estas y otra medidas, están bien. Apuntan en lo fundamental a atender problemas inmediatos de la población, es decir ataca a los efectos de los problemas. Más, en ningún caso resuelven la causa de fondo de esos problemas, relacionados con la estructura misma del caduco sistema capitalista, que solamente pueden ser resueltos con una revolución verdadera.

La realidad, así mismo, nos muestra la otra cara de la medalla, nos deja algunos HECHOS NEGATIVOS en los diversos campos de la vida del país, que podemos resumirlos en los siguientes:

-           La nueva constitución de Montecristi, siendo una Constitución progresista, comparándola con la neoliberal anterior, sigue siendo una Constitución del mismo Estado capitalista imperante y es aplicada por el gobierno solo cuando le conviene.

-           La continuidad del bono de la pobreza como un instrumento, como una limosna cristiana de un dólar diez centavos diarios, que el Estado da a  un millón seiscientos mil pobres e indigentes, para eternizarlos en su condición precisamente de pobres a indigentes. Como dice Correa, “Prohibido olvidar” que este bono de la pobreza, ahora peluconamente llamado “bono de desarrollo humano”… (?) es una medida neoliberal, impuesta hace 10 años por el nefasto gobierno de Jamil Mahuad, en cumplimiento de las políticas económicas del Banco Mundial, dirigido por EE.UU. Los ecuatorianos no necesitan para vivir humillantes limosnas cristianas, necesitan trabajo y salarios dignos.

-           El desempleo y el subempleo se mantienen y aumentan, llegando juntos a cerca del 70%; con la novedad del consuelo gobiernista que se ufana que en otros países es más alto el porcentaje. Como dice la sabiduría popular “mal de todos, consuelo de bobos…”.

-           Aumenta la emigración. Todos los días el número de ecuatorianos que emigran al exterior crece, por falta de oportunidades en nuestro país.

-           El costo de la vida sube todos los días. Está por las nubes, creciendo con ello las necesidades y angustias de las familias ecuatorianas.

-           Los sueldos y salarios siguen por los suelos,  con un básico de $240, que no llega ni  a la mitad del costo de la canasta familiar que está en $512. La gran conquista laboral de la gente ha sido reducida a mantener el puesto de trabajo a como dé lugar, aunque sea con ese salario de miseria.

-           La oferta de alza salarial del gobierno es distribuir mensualmente el décimo cuarto y décimo quinto sueldos, para aparentar demagógicamente un alza salarial, que en ningún caso llega  al llamado “salario digno” de $360 anunciado por Correa, peor al costo de la canasta familiar de $512.

-           La toma de los fondos del IESS para cubrir gastos del Estado y pagar la deuda externa, en perjuicio de la atención de los afiliados que son los dueños de esos fondos.

-           La crisis agropecuaria generada por el neoliberalismo sigue igual o peor que antes. Los centenares de miles de trabajadores del agro, en la costa, sierra y amazonia, siguen hundidos en el abandono, sin tierra para trabajar; unas veces sin riego, víctimas de la sequía, y otras veces víctima de las inundaciones; sin el crédito necesario y ventajoso; sin las semillas mejoradas ni el asesoramiento técnico, sin precios justos para sus productos. Las medidas del gobierno, como los tragicómicos “kits agropecuarios”, son ofensivas limosnas cristianas para el agro que no han resuelto absolutamente nada.

-           La represión del gobierno contra el pueblo. El desconocimiento de los derechos de los trabajadores, indígenas, montubios, jubilados, maestros, universidades, etc., y la cruenta represión policial y militar, lanzada contra el pueblo en Dayuma y Morona, con la  muerte del indígena Bosco Vizuma, los despidos intempestivos a los trabajadores y dirigentes sindicales de PETROECUADOR, demuestran que la violencia del Estado y su gobierno, es contra el pueblo. No existe NI UN SOLO BANQUERO NI OLIGARCA LADRON PRESO.

-           La delincuencia y la inseguridad ciudadana aumenta sin freno, en medio del desempleo y la crisis. La mayor inversión en más armas y policías no da ni dará resultados efectivos, porque el gobierno no parte del criterio justo de que a la delincuencia se la combate ante todo dando trabajo y buenas condiciones de vida a la gente y no toma las medidas correctas y necesarias para que así sea.

-           El petróleo sigue en manos de las transnacionales. En materia petrolera, los millonarios y vende patria contratos petroleros, impuestos por los gobiernos de la partidocracia corrupta de Febres Cordero, Sixto Durán, Bucaram, Mahuad, Noboa, Gutiérrez, siguen vigentes, intocados. Lo que es más, han sido dolosamente renovados en términos que violan la nueva constitución. Así, el gobierno está asegurando los multimillonarios negociados de las multinacionales petroleras, que siguen llevándose el 80% de la producción petrolera y dejando al Ecuador, que somos los dueños, el mismo 20% establecido por los anteriores gobiernos corruptos.

-           La Amnistía a delitos comunes, dada por la Asamblea Constituyente a conocidos funcionarios corruptos como el ex - Presidente Gustavo Noboa, “padre espiritual” de los hermanos Correa -según el hermano mayor Fabricio- fue gestionado personalmente por el propio Presidente Rafael Correa, según sus propias declaraciones.

-           La corrupción sigue anidada en Carondelet. A ese vergonzoso indulto se suman los múltiples escándalos de actos de corrupción por millones, especialmente en el sector  petrolero. Allí están las manipulaciones y violaciones legales que rodean la entrega, por parte del gobierno, del campo petrolero Palo Azul a las chequeras de los banqueros prófugos Isaías, con una pérdida para el pueblo de $350 millones por año. Allí el negociado millonario a la empresa IVANHOE, ordenado personalmente por el Presidente Correa. Allí la entrega del campo Sacha que debe ser explotado exclusivamente por PETROECUADOR. Allí el reciente escándalo relacionado con la explotación o no del ITT, que motivó la renuncia del  ex – Canciller Fander Falconí, que se suma a la separación anterior de Alberto Acosta, dos altos dirigentes del Proyecto de gobierno, que ha sido abandonado por el Presidente Correa, según la denuncia de ellos. “Prohibido olvidar” que Rafael Correa fue testigo de honor en Brasilia, en Marzo del 2007, de la firma del memorándum de entendimiento entre PETROECUADOR Y PETROBRAS, mediante el cual se le entregaba a dedo la explotación del ITT a PETROBRAS, en clara violación de la Ley de Hidrocarburos. Ahora Correa se rasga las vestiduras diciendo que él es el principal propulsor de la propuesta de mantener el petróleo en tierra en el ITT. (?)

-           ¿Y qué decir del multimillonario negociado DE MÁS DE VEINTE Y CINCO MIL MILLONES DE DOLARES, relacionado con la entrega de la concesión de las telefonías celulares a PORTA Y MOVISTAR, por  700 millones por un período de quince años? Perjuicios al Estado y actos de corrupción, que dejan como juego de niños los contratos de carreteras por 300 millones del hermano mayor Fabricio Correa y la familia Correa Delgado, (según sus propias declaraciones), cuya  pelea “fratricida”, asoma como un tongo y una cortina de humo para tapar otros grandes y multimillonarios perjuicios al Ecuador.

-           Para poner la “cereza a la torta” del nuevo festín económico en el Ecuador, debemos agregar el gran APAGON de fin de año, que en medio de la obscuridad nos permite ver el apagón de la revolución ciudadana. “Prohibido olvidar”: ¿Cuál fue el  “estúpido gobierno” que ordenó no asegurar la generación termoeléctrica para impedir los apagones que durante 12 años no se habían producido? ¿Serán los gobiernos anteriores o el gobierno actual?

-           La invasión militar, la violación a la soberanía nacional y los crímenes de Angostura, siguen sin sanción. Finalmente, hay que recordar el sangriento caso de la invasión militar al Ecuador en Angosturas, por parte del gobierno terrorista de Colombia, encabezado por Álvaro Uribe, en asocio con la CIA norteamericana y con conocimiento de varios funcionarios del gobierno, las Fuerzas Armadas y la Policía ecuatorianos. Pisotearon y humillaron la soberanía nacional, asesinaron a diestra y siniestra en territorio nacional, incluso a un ecuatoriano, Franklin Aisalla. ¿Y qué ha pasado? Luego de la inicial euforia del Presidente Correa en los foros internacionales, rechazando la agresión y denunciando a Uribe, resulta que hoy el Estado ecuatoriano no ha acusado judicialmente en firme a ninguno de los responsables directos de esta invasión y masacre. El Presidente colombiano Álvaro Uribe, su Ministro de Defensa Santos y los jefes de las Fuerzas Armadas y Policiales de Colombia, tuvieron el descaro y el cinismo de declararse públicamente responsables de esos hechos ante la opinión pública mundial. Hasta ahora no reciben ninguna sanción. Y lo que es más grave todavía, el Estado ecuatoriano obligó al fiscal de Sucumbios, a que retire su acusación fiscal contra algunos de estos personajes del terrorismo de Estado colombiano, legalizando así la invasión militar colombiano – norteamericana y la masacre ejecutada en suelo patrio. ¿Será por esto quizás,  que el Presidente Correa, en su Enlace Ciudadano del sábado 23 de Enero del 2010, se ufanó diciendo “que ahora, hasta el propio Uribe nos felicita porque cuidamos la frontera”…??? “El pez por su propia boca muere…” dice la sabiduría popular. Si tomamos sus propias palabras de: “Dime quien te defiende y te diré quién eres…” Cualquier comentario sobre estas felicitaciones  de Uribe a Correa están por demás.

Estas  realidades enumeradas, deben permitirnos establecer ¿Qué pesa más en estos tres años de gobierno: los HECHOS positivos o los HECHOS negativos?

Dependiendo de qué entendamos por “positivos” y qué por “negativos”, la respuesta la debemos tenerla cada uno de nosotros, en nuestras propias conciencias.

III

¡EN ESTOS TRES AÑOS EN EL ECUADOR NO HA HABIDO NINGUNA REVOLUCION Y MUCHO MENOS SOCIALISMO!

El verdadero rumbo que el Gobierno de Rafael Correa imprime al Ecuador, es el rumbo capitalista, no es el rumbo socialista.

Los pocos e incompletos HECHOS positivos y negativos enumerados anteriormente, son suficientes para ver claramente que bajo el Gobierno de Rafael Correa, el sistema capitalista en el Ecuador sigue vivo; que es un “muerto” que goza de buena salud; así mismo, que la llamada “revolución ciudadana” no ha revolucionado nada. Y que, en definitiva: ¡EN EL ECUADOR NO HAY NINGUNA REVOLUCION Y MUCHO MENOS SOCIALISMO!

Tenemos que destacar, por cierto, que Rafael Correa es un mejor administrador del Estado capitalista que los anteriores gobiernos de la vieja partidocracia corrupta, como Gutiérrez y los demás. Lo nuevo que aporta el Presidente Correa, es reemplazar en parte el modelo neoliberal de las privatizaciones, con algunas escasas y pequeñas medidas de reforzamiento del sector público.

Pero, como buen defensor del sistema imperante, el grueso de su pensamiento filosófico y su acción política, está dirigido a los remiendos, maquillajes, “correcciones” del Estado capitalista; a la democratización del capital, alas mínimas reformas y modernización del sistema capitalista para hacer más eficiente precisamente al caduco Estado capitalista. El mismo Rafael Correa confirma este acierto, cuando declara que: “Estamos reconstruyendo el Estado central.” Se refiere al Estado vigente, al Estado capitalista.

El modelo neoliberal, impuesto por el imperio norteamericano y la partidocracia corrupta, sigue básicamente vigente. Lo único que hace el actual gobierno es, pretender implementar algunas medidas de un tímido capitalismo popular.

En el Ecuador no hay socialismo, ni este gobierno lo está construyendo, ni lo construirá nunca. El Socialismo es una elevada categoría económica, política e ideológica en beneficio de los verdaderos intereses de los trabajadores y de la humanidad entera. Se basa en principios científicos como el Materialismo dialéctico y el Materialismo Histórico, a los cuales Correa pública y reiteradamente los ha rechazado. Propugna la socialización de la propiedad de los principales medios e instrumentos de producción en una bien organizada y moderna economía del sector público. Tiene como finalidad terminar para siempre con la explotación del hombre por el hombre, terminar con las riquezas y privilegios de los ricos y con la pobreza y miseria de los pobres. Pugna por establecer una nueva sociedad en donde todos los seres humanos seamos iguales, que tengamos igualdad de oportunidades, que desaparezcan las desigualdades sociales entre los hombres y las mujeres, entre los habitantes de las ciudades y los campos, entre el trabajo intelectual y físico. El socialismo es en definitiva, una nueva sociedad, basada en las leyes científicas de la naturaleza, de la vida, de la sociedad humana y del pensamiento del ser humano. En esa nueva sociedad, radicalmente distinta del egoísmo, la avaricia, la explotación y el enriquecimiento de unos pocos a costa del sufrimiento de la abrumadora mayoría, seguramente surgirá el hombre nuevo con el que soñó el CHE, por el cual trabajó y luchó toda su vida por el cual derramó su generosa y fecunda sangre.

Hoy, el Presidente Rafael Correa, manipula consciente y grotescamente el término “socialismo”, para desprestigiar el Socialismo Científico, para denigrarlo, para hacer creer que su obra de gobierno es el “socialismo”, para confundir al pueblo ecuatoriano y así, tratar de impedir que el Ecuador vaya por ese rumbo histórico.

El Socialismo Científico, por encima de las manipulaciones de sus enemigos jurados, sigue y seguirá siendo la esperanza válida, no solo de los trabajadores y el pueblo ecuatorianos, sino de la humanidad entera.

IV

EL GOBIERNO DE RAFAEL CORREA ES EL RESPONSABLES PRINCIPALES DE LA ACTUAL SITUACION DEL ECUADOR.

Es cierto, como lo hemos denunciado durante muchos años, que los anteriores gobiernos de la vieja partidocracia corrupta, son responsables directos de la crisis que ha soportado el Ecuador en los últimos treinta años.

Pero a esta altura del proceso histórico del Ecuador, y especialmente en estos últimos tres años, ellos ya no son los únicos responsables, como argumenta el  Presidente Correa, para lavarse las manos de lo que hoy está ocurriendo en nuestro país, como lamentablemente ocurrió con en el problema de los apagones, cuando dijo que todo era culpa de los gobiernos anteriores.

Hoy en día, también son responsables directos del agravamiento de la crisis que soporta el Ecuador, la nueva Junta de Administradores de los Intereses del Estado capitalista: El actual gobierno encabezado por Rafael Correa, cuyo gabinete es esencialmente de derecha; la Asamblea Nacional, controlada por el gobierno y que se diferencia del viejo Congreso solo por su nombre; la mayoría de representantes de los gobiernos locales ligados al gobierno y a la vieja partidocracia como Nebot, los gutierristas y otros; y, el Partido gobernante Alianza País.

Rafael Correa, Jefe de esta Nueva Generación de Administradores del Estado capitalista imperante, ha proclamado varias veces que su filosofía y política es “la Doctrina Social de la Iglesia” Católica  y su “opción preferencial por los pobres”.

Es decir, la misma filosofía y política, que proclamaron a su tiempo los Demócratas Cristianos Oswaldo Hurtado Larrea y Jamil Mahuad Witt, miembros de la vieja partidocracia corrupta, defensores del sistema. Ellos, para encubrir su verdadera naturaleza y ejecutar sus nefastos designios en contra del Socialismo y en defensa del capitalismo, decían  demagógicamente,  que querían un “Socialismo comunitario”.

Es público y notorio, que Rafael Correa y varios de sus ministros (as) de Estado, cuando eran estudiantes en la Universidad Católica de Guayaquil en los años ochenta, fueron miembros de las juventudes demócratas cristianas durante el gobierno de Oswaldo Hurtado. Ahora, partiendo de sus antecedentes, de sus proclamas publicas y más que nada de los hechos, no cabe la menor duda, que Rafael Correa y su más íntimo círculo gobernante, son los Demócratas Cristianos del Siglo XXI, inspirados en la misma filosofía y política  de la DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA CATOLICA y su OPCION PREFERENCIAL POR LOS POBRES, de sus predecesores Oswaldo Hurtado  y Jamil Mahuad. La única diferencia que podemos encontrar hoy, es que Rafael Correa, en vez del llamado “socialismo comunitario” de Hurtado, encubre sus verdadera naturaleza y propósitos de modernizar el capitalismo con un supuesto “socialismo del siglo XXI”.

V

LAS SOLUCIONES A LA CRISIS DEL ECUADOR TIENEN QUE SALIR DEL ECUADOR PROFUNDO.

El “cambio de época” ofrecido por Rafael Correa no asoma por ninguna parte. Fue una oferta electoral para ganar votos, y no para hacer una revolución y peor para construir el socialismo.

Las soluciones del gobierno de turno están a la vista, las vivimos todos los días, no funcionan o funcionan menos que a medias; se basan en un reiterado y grotesco asistencialismo, propio del  más repudiable populismo. Como consecuencia de ello, hoy los ricos son más ricos y los pobres son más pobres.

Por otro lado, las soluciones a la crisis planteadas por las oligarquías neoliberales y la vieja y destartalada derecha encabezada por los Nebot, Gutiérrez, Álvaro Noboa y otros, ya demostraron hace rato que no sirven. Siempre significaron más agravamiento de la crisis.

Ninguna de las dos opciones, ni la del gobierno de turno, ni la de la partidocracia neoliberal,  sirven a los verdaderos intereses del pueblo y la nación. Ambas opciones sirven para reforzar el estatu-quo y para agravar la crisis, la miseria popular y el atraso nacional.

Por ello, NO debemos retornar, por ningún concepto, al pasado neoliberal de oprobio. Pero tampoco podemos quedarnos inmovilizados o continuar por la ruta equivocada que nos imponen los gobernantes de turno. Tenemos que avanzar hacia un proceso político de verdaderos cambios revolucionarios, patrióticos y populares.

El momento histórico que vive el Ecuador, demanda del surgimiento de una nueva fuerza política de profundo contenido patriótico y popular. Un nuevo movimiento o partido político, radicalmente distinto a todos los de la vieja y nueva partidocracia, que conciba, inspire, organice y lidere, una verdadera Revolución Patriótica y Popular.

Que establezca un gobierno que tome medidas directas para recuperar las enormes riquezas naturales como el petróleo, gas, minerales, agua y otros, en beneficio del pueblo y la patria. Que realice inmediatamente una profunda transformación en el agro ecuatoriano y promueva una gran desarrollo agroindustrial en el país, garantizando el trabajo a los desocupados con un salario justo; que asegure la alimentación, salud, educación, vivienda, no con mentirosos y ofensivos bonos de la miseria, sino con trabajo digno para todos. Un nuevo gobierno que organice una verdadera Revolución Patriótica y Popular, basada en el establecimiento de una economía mixta, que combine correctamente la gran economía del sector público con la adecuada participación e inversión del sector privado, nacional o extranjero, al que el Estado debe darle seguridad en su inversión y garantizarle una rentabilidad adecuada, partiendo siempre del principio que el Estado debe tener como mínimo el 51% de participación. El sector público de la economía debe convertirse  en la locomotora que mueve toda la gran economía del Ecuador. Debe establecer las nuevas bases estructurales, para que más adelante el pueblo ecuatoriano pueda escoger libre y democráticamente, si así lo considera conveniente, la opción preferencial del Socialismo Científico en el Ecuador.

Hoy más que nunca está en el orden del día, la gran tarea de la unidad política, programática y organizativa, de los centenares de miles de desempleados, víctimas de la miseria y la marginación; de los trabajadores, atropellados en sus derechos, ultrajados y despedidos por el gobierno; de los  indígenas y campesinos abandonados a su suerte en el sector agropecuario; de los maestros y estudiantes marginados de una verdadera educación científica y democrática; de los profesionales discriminados por la soberbia de los gobernantes. Hoy más que nunca, es la hora de la gran unidad política de todo el pueblo ecuatoriano, para impulsar el verdadero cambio revolucionario de la sociedad.

La Experiencia de estos tres años de Gobierno de Rafael Correa y su partido Alianza País, nos enseña que “la larga y triste noche neoliberal”, sigue más noche que nunca y que el nuevo amanecer ofrecido no llega. Cada día un mayor porcentaje de ecuatorianos siente una mayor frustración, desilusión y decepción del gobierno. Solo un 40% cree ahora en él y la tendencia es a la baja. El pueblo pide rectificaciones. Más, las esperanzas de “rectificaciones” profundas e inmediatas por parte del gobierno, en la dirección de los verdaderos cambios que necesitamos, son inútiles.

En las celebraciones de Ambato, Correa dijo que “En tres años no se puede resolver el atraso de 200 años”. Con su filosofía Demócrata Cristiana, no los resolverá ni en los 300 años que ilusamente dice que durará su gestión. Lo que es más, en la mentalidad colectiva del pueblo y del Ecuador profundo, va surgiendo un pensamiento que avanza como el trueno que anuncia tempestades: “Tres años más… no lo aguanta nadie…”.

¡UNAMONOS, ORGANICEMOS UNA NUEVA ALTERNATIVA POLITICA A NIVEL NACIONAL Y AVANCEMOS DEL APAGON DE LA “REVOLUCION CIUDADANA”, HACIA LA LUZ DE UNA VERDADERA REVOLUCION PATRIOTICA Y POPULAR Y POR EL SOCIALISMO CIENTIFICO EN EL ECUADOR!

18
Dic

INVITACIÓN: 50 Aniversario de la Revolución Cubana

(Remitido por Lina Cahuasquí)

1959 - 2009

“La única fuerza y la única verdad que hay en esta vida

es el amor. El patriotismo no es más que amor,

la amistad no es más que amor”

José Martí

REVOLUCIÓN

Fidel Castro Ruz
Revolución es el sentido del momento histórico, es cambiar todo lo que debe ser cambiado, es igualdad y libertad plena, es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos, es emanciparnos para nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos, es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional, es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio, es modestia, desinterés, altruismo, convicción profunda de que no existe fuerza capaz en el mundo de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas. Revolución es unidad, independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.


INVITACIÓN

50 Aniversario de la Revolución Cubana

La Embajada de la República de Cuba, La Coordinadora Ecuatoriana de Solidaridad con Cuba y El Comité del Pueblo, se complacen en invitarle(s) a la Velada Político Cultural que tendrá lugar el viernes 19 de diciembre a las 18:00 (6p.m.) en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Av. 6 de diciembre y Patria, Quito, Ecuador

¡LES ESPERAMOS!

---
HIMNO NACIONAL DE CUBA
Al combate corred Bayameses,
Que la patria os contempla orgullosa.
No temáis una muerte gloriosa
Que morir por la patria, ¡es vivir!.
En cadenas vivir, es vivir,
En afrenta y oprobio sumidos.
Del clarín escuchad el sonido,
¡A las armas valientes corred

Back to Top