Facebook RSS
Home antropologia Correa o la mediocridad de una sociedad hipócrita
formats

Correa o la mediocridad de una sociedad hipócrita

rafael correa

El solo hecho de que Correa represente al país no significa que merezca respeto, por favor entiéndase algo MUY importante: el respeto se gana con CAPACIDAD MORAL, no con cargos públicos o con la manida y malintencionada “meritocracia”.

Un hombre que ha traicionado a su palabra no merece respeto, particularmente en el ámbito público. Quizás comprensión, pero jamás olvido. El punto de referencia de los valores morales parte de la capacidad moral de una persona, Y SOLO DE ELLA, es decir, se predica con el EJEMPLO. Un ejemplo del problema moral en Ecuador:

“Luz de la calle, oscuridad de la casa”

El clásico chulla quiteño es alegre, generoso y buen amigo puertas afuera, pero en su casa malhumorado, tacaño y desinteresado por los suyos. El clásico típico de doble moral del que tanto habla Correa, y con el que tropieza cada sábado, pues escupe al cielo todo el tiempo.

ES NUESTRO REFERENTE MORAL EL PROBLEMA.

La política, y una sociedad mediocre, retuercen los valores morales hasta el punto de que se respete a una persona por el cargo que representa, y no por su valor per se, es decir intrínseco.

Y ese es precisamente el problema en que está sumergido Ecuador: por falta de referentes culturales y morales, todo es MERA APARIENCIA, todo es extrínseco, mientras por dentro la verdad es terrible: la moral en Ecuador es oscuridad de la casa.

Supongo que nos hemos acostumbrado a eso, no puede ser coincidencia que nuestro pueblo diga de los políticos: “roba, pero hace obra”. ¿Qué tan bajo ha caído el grave asunto de moral y principios en Ecuador? ¿Hasta qué punto “la viveza criolla” nos está perjudicando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *