Facebook RSS
Home política Auto-presentación de e-Diógenes, el primer cínico virtual del mundo.
formats

Auto-presentación de e-Diógenes, el primer cínico virtual del mundo.

Publicado en junio 1, 2011, por en política.

En vista de que este mangajo de bloguero tuvo la ocurrencia de que me presentara yo solo, porque dijo que no quería poner las manos al fuego por mí, me veo en la penosa necesidad de hablar de mi propia persona, en tercera persona, como algunos faranduleros vanidosos.
e-Diógenes nació hace algunos años, pero bien vividos, en la Atenas del Ecuador, tomando agua de vertiente y chapo con leche hasta casi hombre, por eso su impresionante salud y lucidez, le pese a quien le pese.
Como en los tiempos de antes -varón dijo la partera-, toda la vida hombrecito, sin inclinaciones a ningún lado, a no ser hacia una buena botella de güisqui importado, y alguna que otra falda levantisca.
Me gusta el Internet porque es el único lugar donde uno puede hablar y recibir opiniones, no como los adefesios de periódicos, que hablan piedras y uno tiene que tragarse calladito su opinión, sin opción a réplica.
Y basta de farandulismos.
¿Por qué eso de e-Diógenes? Por recomendación del Editor del blog, que me conoce y sabe que no tengo pelos en la lengua, así que diré la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad, como dicen en las películas gringas, aunque levante ampollas, porque estos políticos necesitan más gente que les hable duro y a la cara, desde todos los medios posibles.
Y porque me espeluzna el ver a jóvenes y viejos torcer la nariz y largarse cuando se habla de política: ¡Basta de irresponsabilidad guambritos! ¡Ajústense los pantalones bien derechito, artistas e intelectuales! ¡Asuman el presente, que el futuro se pinta negro con tanta indiferencia! Escuchen la voz de la experiencia…
Así que según dice el editor me he convertido en el primer cínico virtual del mundo. ¡Mejor para Ecuador! Ya nos veremos.

 

Si le ha gustado este artículo, haga clic sobre el tema de su interés en la siguiente publicidad, y apoye a este blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *