Facebook RSS
Home General Sara Serrano Albuja: COMENTARIOS a una “Historia de Guayaquil”
formats

Sara Serrano Albuja: COMENTARIOS a una “Historia de Guayaquil”

Publicado en abril 29, 2009, por en General.

saraserranoRealmente bochornoso e insultante para los quiteños, el país y las personas medianamente informadas de nuestra historia es la interpretación antojadiza de la Historia de Guayaquil escrita con claro interés separatista y odio contra Quito. El problema es alarmante para la seguridad nacional si se piensa que fue escrita con intención de ser repartida  a todos los escolares lo cual la convierte en un instrumento de manipulación de lamentables secuelas. El pueblo de Quito no tiene una, sino decenas de gestas luminosas para mostrar al mundo y, la de estatura continental, es el 10 de Agosto de 1809: Primer Grito de la Independencia o toma pacífica del Palacio de Carondelet que destituyó al Conde Ruiz de Castilla, una toma inteligente y planificada. El propio Juan León Mera lo dijo: “Los primeros, los hijos del suelo que soberbio el Pichincha decora”  Quito decora al Pichincha y  tiene referentes individuales y colectivos que a ningún intelectual responsable de cualquier latitud se le ocurriría negar. ¿Es que ahora hay mecenazgos que a pedido  y con complejos de superioridad distorsionan la historia sin ningún aval científico o ético?  ¿Qué diría Fray Jodoco Ricke, el que vino a la ciudad de Quito y nos enseñó los secretos de la fermentación de la cebada si ya le quitaron a su patrón, San Francisco, y se lo reemplazaron por Santiago? Hay muchos vestigios y asentamientos de los Quitus que poblaron nuestra urbe antes de la llegada de los incas  y de los españoles y ningún arqueólogo ni historiador serio puede negarlos. A propósito, los recientes descubrimientos justamente están  en la zona de Rumipamba a la altura de la Mariana de Jesús y solo son una de las tantas muestras de la existencia de nuestra ciudad más allá de la fundación española… Parece que el separatismo quisiera borrar de la histora del país y el mundo la existencia pre-inca y prehispánica de nuestra ciudad, mimetizarla con el territorio más grande que fue La Real Audiencia y por último, desconocer sus gestas libertarias, muchas de las cuales preceden al 10 de agosto. Nadie niega el 9 de octubre, nadie que ame la Patria, nadie que ame la bella generación guayaquileña de escritores realistas del 30 o la bella poesía del guayaquileño Medardo Angel Silva, pero indignan esas versiones antipatriotas que se permiten negar y menospreciar todo lo que Quito forjó y lo que los movimientos populares indígenas y montuvios hicieron en otras ciudades a lo largo y ancho de nuestra Geografìa. Poner un velo de distorsión infamante sobre todo el ideario y acciones de lucha que costaron la vida a quiteños y a otros compatriotas es caer en las distorsiones al triste estilo fascista que llegó a negar el holocausto terrible. Es la ética y la verdad la que está en juego, es la historia. Por favor quiteños, respondamos con la verdad, recuperemos la historia, no permitamos este atropello. El Bicenterario es una ocasión fabulosa para la luz. Que refresquen nuestra sencilla memoria Montúfar, Rosa Zárate, Eugenio Espejo y su hermana Manuela Espejo, los precursores; José Mejía Lequerica, el pueblo quiteño que murió masacrado en las calles el 2 de agosto enfrentándose contra las tropas que vinieron desde el Virreinato de Lima a unirse a los represores de aquí, comandados por Arredondo. Que vuelva la memoria de Riofrío, las mujeres y niños masacrados por quienes el Obispo Cuero y Caicedo pidió el cese de la sangre en Quito que años más tarde fuera recordada con respeto por Bolívar.  Que vivan los hombres y mujeres de altos ideales que dieron su vida independientemente de su extracción social y la gente que valerosamente forjó la historia en colectivas luchas con sacrificio y amor e hizo de Quito un fortín. Parece que a algún sector le duele mucho la historia brillante de nuestro Quito que nos honra y compromete, a la vez, historia que ha dado mucho a la nacionalidad de este país. Fue Chile quien nos calificó como Quito, luz de América. Fuera del país nos reconocen lo que otros, mezquinamente, aquí nos niegan.

5 de respuestas

  1. Así es, aunque yo soy Guayaquileño, tengo que unirme a las voces de protesta, para de alguna manera evitar que nuestros niños sean engañados por unos cuantos regionalistas extremistas exagerados; y como material de soporte, vale recomendar a los lectores de este articulo, lo publicado en http://www.ecuadorinmediato.com/noticias/102705

  2. fabian

    Lo que cuenta el libro de melvin hoyos es la verdad al fin contada, y que desde quito o mejor dicho desde el centralismo, jamas ha dejado que sea contada, y nos imponen historias como que abdon calderon sin manos ni piernas ni cabeza segui sosteniendo la bandera en combate..por favor!!!pueden rabiar lo que quieran que ha Guayaquil nadie lo detiene solo nos rendimos ante Dios.

  3. MILTON CASTILLO

    Lo señalado por Sara con tanta precisión histórica nos hace reflexionar sobre lo de fondo: las élites egoistas e indolentes con la lucha de esa gente auténtica que procuró construir una identidad propia de nuestro querido territorio. La actitud de quienes menosprecian a la gesta libertaria nacida en Quito, es igual a la de los Santanderianos que despreciaron a Bolívar y conspiraron (sino asesinaron) a Sucre, es la misma actitud de quienes quemaron y arrastraron Alfaro, la misma actitud de quienes dicen que de Dignidad no se vive.
    Saludo enormemente lo dicho por Sara que desde una visión de amor a Quito desenmascara la actitud farisaica de quienes ya no saben soñar en una Patria unida y honrosa.

  4. Nelson Benitez

    Lamentablemente la bancocracia, los politiqueros inescrupulosos, los plumíferos de turno ahora quieren,como en 1809-1810, dividir, segregar e independisarse del Ecuador; la rancia oligarquía guayaquileña, ahora ha “usmeado” archivos de historia para renegar y desconocer la gesta libertaria del 10 de Agosto, quitarle lustre a las ideas, propósito y filosofía emancipadora de Eugenio Espejo, Manuelita Sáenz, Quiroga, Ante, y demás patriotas que ofrendaron su vida por la libertad no de Quito sino de América. Apoyo en su totalidad el sesudo análisis de Sara; ojalá hubierna más Saras para crear un movimiento anti separatista.Ojo compatriotas, este proceso divisionista de nuestro Ecuador del alma viene forjándose desde la Colonia; ahora con los representantes de la “intelectualidad guayaquileña” que borran el nombre del aeropuerto y pretenden “bautizar” al malecón con el nombre de un sanguinario elitista, a fin de desconocer al gobierno del pueblo, han lanzado esta campaña odiosa.Creo que la Asamblea Constituyente debe investigar, enmjuiciar y detener esta infamia regionalista. El NOBLE y VALEROSO PUEBLO GUAYAQUILENO debe sancionar a estos regionalistas. No se crea que este es un acto cultural o histórico, es un acto de tendencia ultra-derechista al mejor ejemplo nazi.

  5. Elena Malats

    Como mucha preocupación y tristeza he leído detenidamente el libro del señor Hoyos, y la conclusión a la que mis hijos, mi esposo y yo hemos llegado es que en nuestros compatriotas guayasenses existe un terrible complejo de inferioridad que no les permite reconocer la grandeza del pueblo Quiteño, yo como buena Esmeraldeña si lo reconozco y estoy orgullosa de ser Ecuatoriana y de que en mi país haya una ciudad tan hermosa y llena de historia como Quito, Luz de América, ahora el complejo de los guayasenses pienso que podría curarse dejando de envidiar lo que nunca serán ni tendrán y trabajando en ser mejores seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *